Internet: el fantasma que recorre Europa, pero camina mejor en Estados Unidos

Share

La cadena de televisión más de derechas y los políticos más conservadores de los Estados Unidos, aceptaron encantados que su debate para la nominación presidencial se difundiera por la Fox y a la vez en Google y Youtube. Pero en Europa, Hollande amenaza a GoogleNews.

Francia, Alemania, Italia, España… Los políticos europeos, los mismos que suelen dejar eso de Internet para sus secretarias, reaccionan contra GoogleNews igual que viejas comadres asustadas porque ha llegado un forastero al pueblo. François Hollande, Angela Merkel, Mariano Rajoy y su mesa llena de archivadores medievales, Zapatero en su día, nunca han entendido nada de lo que es la Red y los derechos de sus usuarios.

La culpa es de ese activismo de viejos políticos que, por ejemplo, se niegan a emplear tiempo en las redes sociales para comunicar con sus votantes y prefieren malgastarlo conspirando en comidas con prebostes tan obsoletos como ellos o en reuniones multitudinarias con los cuatro gatos de la agrupación local de su partido en Villarriba, Villabajo o la comarca del Bierzo.

Si sólo dedicaran una hora al día, o a la semana, a tuitear con la gente… Imagínense que se anuncia tuiteo en vivo con Angela Merkel, Hollande, Mario Monti o cualquiera de los líderes de la Europa “de la Sociedad de la Información y el Conocimiento”, como suelen decir ellos mismos con más pompa que fundamento. O con el Rey. Se caerían los servidores.

Aunque, claro, los peligros del directo, cualquiera se atreve. ¿Y si un tuitero le pregunta cuánto vale un café? O lo que sería peor, ¿y si alguien le pide que le recomiende la noticia más importante del día? ¿Cómo lo haría? ¿Le daría Rajoy al tuitero las señas del kiosko más próximo y en qué página del Telva tiene que buscarla? ¿O le tuitearía el enlace, como hace todo el mundo? No, eso no, porque la Hacienda francesa podría facturarle el correspondiente porcentaje por enlazar con contenidos protegidos por la Ley de Propiedad Intelectual. Por cierto, la misma propiedad que los autores de las noticias no disfrutan, porque se la apropian legalmente sus editores. Los derechos de lo que escribe César Vidal en ‘La Pataleta Digital‘ no le pertenecen a él.

¿Es que los artículos de César Vidal están bajo licencia Creative Commons? No, es que no los tiene. Legal y automáticamente se los queda el editor. Y no porque sea un ‘pirata’ de Internet, sino por culpa del Parlamento español, que en su día aprobó la correspondiente ley y en un suspiro pasamos de la Edad Media a la Edad Moderna. Gracias, Felipe González.

¿Que haría Hollande, que está amenazando a Google con meterle impuestos de clavo, que de paso afectarán teóricamente a miles de sitios de enlaces a noticias en todo el mundo? ¿Han oído estos brillantes dirigentes hablar de conceptos como ‘deep links’, agregadores de noticias, ‘curation news’, repositorios, livestream? Seguro que no. Además, no sé si hay precedentes sobre cómo hacer un impuesto dirigido contra una sola persona física o jurídica.

Internet es un fantasma que recorre el mundo, sí, pero que camina más cómodo en Estados Unidos. Internet es un vendaval, como el ‘Sandy’, que amenaza con arrasar los conceptos jurídicos ‘analógicos’ sobre la propiedad intelectual, más propios de la Europa del siglo XIX que del XXI. Cuando hace un año la Fox organizó el debate de los candidatos a la nominación presidencial por el Partido Republicano, lo hizo compartiendo la sponsorización y el espacio con Google y transmitiendo en directo por YouTube. El video es un tostón de dos horas, sólo soportable en Europa por investigadores. Pero es un ejemplo. Que Hollande y los demás investiguen cómo integrar la política y las nuevas TICs.

Los mismos editores de prensa están empezando a admitir -a la fuerza ahorcan- que sus medios de papel agonizan. Newsweek, que vendía millones en todo el mundo, ahora tira menos de 60.000 ejemplares y va a desaparecer en diciembre como semanario físicamente palpable. Mejor. 16 resmas menos, un árbol más que sobrevive.

Pero en Europa las cosas son como son. Son analógicas, reales, que se pueden tocar, no como esos periódicos y periodistas digitales, que no son “oficiales” y habría que “quitar de en medio” cuanto antes, dicen dirigentes del PP. De modo que no es de extrañar que la nueva reunión entre el gobierno francés y los directivos de GoogleNews, haya acabado de nuevo en fracaso y amenazas:

La reunión que tuvieron hace unas horas el presidente ejecutivo de Google y el presidente francés Hollande parece que no ha dado ningún fruto. De no llegar a un acuerdo en los próximos meses, Francia adoptaría una legislación que obligaría a Google a pagar por el “derecho” a citar artículos periodísticos online. De esta forma se uniría a otros países como Alemania y Brasil, quienes buscan un consenso para compartir ingresos publicitarios con el gigante[…]

[…]Minutos después de concluir la reunión, Hollande afirmaba en un comunicado: “El diálogo y las negociaciones entre las partes parecen ser la mejor opción, pero si finalmente es necesaria una ley, la llevaremos a cabo para zanjar este asunto.”[…]

[…]El pasado 18 de octubre Google dijo que de llevarse a cabo la ley en Francia que le obligaría a pagar por enlazar, se vería obligado a excluir a los diarios del país de su motor de búsqueda. Un documento que fue enviado a varios ministros del gobierno francés donde el gigante explicaba:

“No podemos aceptar la creación de un derecho que podría poner en peligro nuestra propia existencia, y como consecuencia nos veríamos obligados a excluir vínculo alguno de sitios franceses. No es un secreto aclarar que pensamos que una ley como las que propones en Francia y Alemania sería muy perjudicial para la red. Lo hemos dicho continuamente durante los últimos tres años.”

Y es que Alemania fue el impulsor de esta idea a la que se ha sumado Francia. Con el apoyo de toda la prensa alemana, el parlamento del país aprobará muy probablemente la ‘Ley Google’ en febrero del 2013, un impuesto que vendría a ser un derecho por el cual Google estaría obligada a compartir los ingresos por publicidad con los medios de prensa enlazados.

Los editores lo llaman “derecho de vecindad”, una idea sencilla aunque polémica donde se defiende que cuando los internautas escriben en el buscador una palabra, la mayoría de los resultados provienen de la prensa. Esa “contribución” de los medios debería ser remunerada por Google según los mismos. Además, en el país se cree que podría ser una solución a la crisis de los medios, achacada en parte a las nuevas tecnologías y a la llegada de Internet y la poca rentabilidad de la inversión en el trasvase del papel al digital […]

Francia amenaza a Google con un impuesto por enlazar a contenidos periodísticos | Alt1040.

Por José Luis del Campo

Add comment