Afganistán: A la caza y captura de los talibanes que ejecutaron a Najiba

Share

TMR/Redacción

El asesinato público de una joven mujer afgana acusada de adulterio por un tribunal talibán, ocurrido recientemente, ha desencadenado una operación de caza y captura de los responsables, organizada por el ejército y voluntarios locales. La búsqueda de los responsables de la ejecución, realizada en una interpretación sumaria de la Sharia -la ley musulmana- que condena a muerte a las mujeres adúlteras, fue anunciada por el gobernador de la provincia, Abdul Basir Salangi, según CNN.

Najiba, la mujer de 22 años que resultó acribillada a tiros de kalashnikov disparados a corta distancia por un hombre que supuestamente era su pareja, estaba casada con un comandante talibán, pero al parecer huyó con otro jefe de la misma organización terrorista islámica. Lo que podría indicar que el asesinato fue en realidad un ajuste de cuentas entre dos bandas de talibanes, realizado ante los habitantes de Shinwari para reforzar la imagen del jefe de uno de los grupos talibán que operan en la zona, debilitada por el abandono según los estrictos códigos de honor de los extremistas.

La agencia Reuters, que  obtuvo la primicia de la grabación de la ejecución, ha realizado un seguimiento de la noticia que incluye hoy dos titulares distintos. Uno, similar al de éste post, destaca la aparente voluntad del gobierno de Kabul y del de la provincia de Parwan, de dar caza a los ejecutores. En la noticia de Reuters, distribuida por Yahoo News, se recogen asimismo declaraciones condenatorias del brutal asesinado por parte del presidente afgano Hamid Karzai, que ha calificado la ejecución sumaria de ser ‘un acto de cobardía incompatible con el Islam y las leyes afganas’.

Asimimo, el general John Allen, comandante en jefe de las fuerzas OTAN que operan en Afganistán, también condenó en duros términos el crimen, así como un portavoz de la embajada estadounidense en Kabul y el departamento de Estado norteamericano.

La otra noticia de Reuters recoge testimonios de vecinos de la localidad natal de Najiba que prometen vengarse de los asesinos. Las imágenes del video muestran a un grupo de varias decenas de hombres sentado en una pendiente mientras en el fondo de la misma, en lo que parece la ribera de un arroyo o un cauce de un pequeño río, un hombre joven pronuncia unas palabras que parecen la sentencia de muerte de un tribunal improvisado, sin dar a la acusada la oportunidad de defenderse.

Segundos después, alguien entrega un kalashnikov -AK 47- a un hombre que se acerca a la mujer acuclillada y cubierta con su velo y le dispara varias ráfagas a corta distancia. Una vez muerta, la cámara recoge los rostros sonrientes de varios miembros del comando talibán..

Add comment